Perdón dijo bailar?


Como es tradición el 25 de diciembre es para estar en familia para terminar la comida que quedó del día anterior y el 26 al menos para los jóvenes es un día de fiesta.

systembolaget

En los bares los precios del licor son altos razón por la que los locales han adoptado una solución muy práctica para alcanzar ese estado etílico que nos permite desinhibirnos y estar en todas! Todo empieza con la convocatoria por redes sociales o teléfono, se define el punto de encuentro, la hora y listo. Antes de llegar al apartamento o casa designado hay que hacer una parada obligatoria en la licorera si es que no se tienen reservas en casa. Acá las licoreras son propiedad del gobierno y todas se llaman Systembolaget, para comprar en estos establecimientos la regla básica es tener la edad mínima y el dinero, por supuesto.

 

Nuestro plan incluía lo anteriormente mencionado y luego ir a la principal la disco local para bailar, o al menos eso es lo que yo creía!

A eso de las 12:30 am llegamos, medios tapis (picados, influenciados por el alcohol, etc.) dispuestos a descargar toda la energía que traíamos. La fila se extendía alrededor de la cuadra y el frío era implacable, para mi suerte y de los borrarchos que estaban en la fila detrás de nosotros había unas lámparas sobre nuestras cabeazas que emitían calor lo cual ayudaba de alguna forma a hacer soportable tal suplicio, aún así no habían señales de que pudiéramos cumplir con nuestro cometido. Por suerte y gracias a los poderes de negociación de Josefine… logró convencer al portero de que nos dejara entrar y sin pensarlo dos veces nos metimos.

Una vez adentro, como era de esperar un desfile de rubias y rubios vestidos con sus mejores galas. Poco a poco avanzamos hasta encontrar un espacio en la pista de baile. La música era una especie de pop y tecno y sería la constante durante toda la noche sin embargo eso no parecía importarle a nadie excepto a mí. 😦

Baile en Suecia es algo distinto a lo que conocía, más parecido a un mosh en donde la gente en especial los maes (varones) indudablemente influenciados por el alcohol se volvían locos en la pista. Los movimientos descoordinados, los empujones y la fuerza innecesaria llegaron a convertirse en molestia. Después de un tiempo logré comprender que no se puede esperar que un árbol de manzanas produzca naranjas. En resumen y a pesar de todo fue divertido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s