Grundsjö en primavera (Parte I)

Transición invierno-primavera (abril, 2013), días soleados pero fríos -para variar-. En el centro de Sundsvall la nieve se ha retirado casi por completo, al canal que atraviesa la ciudad se le ve fluir otra vez, el mar retomó su oleaje; el césped,  las vitsippor y blåsippor se abren paso entre el todavía duro suelo en busca del ansiado sol.  En las afueras sin embargo lagos y riachuelos están todavía inmóviles en la superficie, y los cúmulos nieve en el campo llegan hasta donde alcance la vista en el horizonte.

Sundsvall

Kyrkogatan, Sundsvall

 Sundsvall

Ese fin de semana nos fuimos a la cabaña que perteneció a los abuelos maternos de Josefine. Al morir éstos la propiedad que alberga dos casitas y un viejo granero sirve de lugar de recreo (fritidshus).  Se ubica a unos 200 Km al noroeste de Sundsvall, entre colinas, rodeada de lagos y copiosos bosques de conífera y abedul. Por cierto no muy lejos de la cabaña de los cazadores.

Grundsjö

Grundsjö fue un pueblito, ahora un caserío. Fundado en 1826¹, su población actual se estima en alrededor de 50 almas, quienes a su vez tienen unos 60 años de edad en promedio.

La economía aún gira en torno a la extracción maderera y algo de agricultura, principalmente de papas (patatas). Algunos descendientes de sápmi (“nativos” escandinavos) que se aventuraron por estos lugares, más al sur de su habitual Laponia, aún se dedican al cuido de venados (Rangifer tarandus), para la venta de carne, pieles y subproductos. Los hijos de los habitantes actuales que se desplazaron a las ciudades del sur o Umeå  para realizar estudios o buscar otras opciones de trabajo no regresaron a Grundsjö, y aquellos que aún lo hacen es para visitar a sus padres o abuelos o vacacionar. 

caribu

Rangifer tarandus

Desde la calle principal se nota la casona que sirvió de escuela y que desde la década de los 70’s no escucha el bullicio de niños por eso está cerrada, misma suerte tuvo la oficina de correo, la iglesia y la plaza; la tienda de abarrotes más cercana está a  unos 6 kilómetros.

Grundsjö skola

Antigua escuela de Grundsjö

Se ven algunas casas que a primera vista parecen habitadas pero no lo están, algunas fueron abandonadas hace tiempo, ya sea porque murieron sus dueños o porque éstos se mudaron a otro logar, quién sabe? Otras con mejor suerte se han convertido en fritidshus.  Algunas propiedades han estado en venta por años y aunque los precios sean ridículamente bajos respecto al promedio sueco y cuenten con todos los servicios, incluso internet, ahí están.

IMG_0052

svensk gård

La cabaña es pequeña pero acogedora. Atravesar la puerta principal es como entrar en una cápsula del tiempo! El papel tapiz de las paredes, el piso de linóleo, los gabinetes en la cocina, los muebles en la sala de estar y la alfombra al mejor estilo de los años 70’s o quizá 60’s.

IMG_0027_2

La cocina de leña es mi favorita. Ubicada estratégicamente en el centro de la casa es como el alma de la misma. En el comedor nos reunimos para comer, conversar, jugar cartas o tomarnos un vinito al calor de la vieja cocina.

Collage stuga

Si algo hay en cantidad aquí es silencio mismo que es interrumpido ocasionalmente por el susurro del viento entre los árboles o el canto de las aves. Según las premisas  Gundsjö pareciera un pueblo fantasma y que tiene sus días contados.

Pero “la belleza está en el ojo del que mira” dice el dicho y después de unas horas tímidamente y en voz baja nos permite ver sus encantos.

grundsjö

Según me cuentan en verano lagos y ríos en los alrededores -que por cierto hay en cantidad- son el principal atractivo: la pesca deportiva y canotaje son parte del menú, en otoño, la temporada de cacería de alce y liebre de montaña (lepus timidus), en invierno o primavera los paseos en moto de nieve, esquiar y la pezca en hielo (pimpla) son algunas de las actividades habituales.

IMG_0045

Naturaleza, amena compañía, buena comida casera, aderezada con anécdotas y juegos de mesa culminan mi primer día en Grundsjö. Mañana nos espera un poco de adrenalina!

_____________________________________________________________________________

¹ http://xdeb.org/ragnvald/bilder-berattelser-grundsjo

Anuncios

Cómo es el invierno en Escandinavia? Parte II

Continuando con la serie iniciada en entrada anterior “Cómo es el invierno en Escandinavia? Parte I” ahora les cuento un poco sobre como hay que preparar el vehículo para el invierno cuando las condiciones son son muy distintas a las de nuestros países en hispanoamérica.

Una cosa es conducir con ausencia y otra con presencia de hielo/nieve, lidiar con la sal, las nevadas, granizos, calles resbalosas, la grava que quiebra los parabrisas, atascamientos, etc. A mí me pareció muy interesante por lo que les comparto algo de lo aprendido.

Lo primero. El proceso para obtener una licencia de conducir en Escandinavia no es jugando, es costoso, más que en la mayoría de los países europeos; acá la persona que porta una licencia de conducir estará, al menos en teoría, preparada en aspectos técnicos pero lo que me parece aún más importante es el énfasis en la educación para conducir responsablemente. Como resultado el tener una licencia de conducir emitida en Suecia garantiza su homologación en casi todos los países salvo algunas excepciones que a mi parecer tienen más que ver con caprichos burocráticos que con idoneidad per se.

Es vergonzoso pero debo decirlo, en Costa Rica las licencias de conducir se obtienen como caramelos, la corrupción perenne en la oficina emisora de licencias, las limitaciones técnicas,la cultura de alcohol imperante, la imprudencia de los conductores y peatones entre otros factores se combinan para crear un cóctel que nos deja pasmosas estadísticas de muertes en carretera cada año.

Preparando el vehículo para el invierno.

bil_vinter

Las condiciones de la superficie de rodamiento varían considerablemente durante el invierno lo que implica que por ley las llantas se deben cambiar entre octubre y noviembre.

biltillberhör vinterCuando se vive en el centro de la ciudad es común dejar el carro aparcado a la orilla de la calzada o en estacionamientos municipales a la intemperie. 

La pala (skyffel): sirve para quitar nieve que a veces se acumula alrededor del vehículo.

Al estar a la intemperie en condiciones de -0°C suele  formarse una película de hielo en los cristales del vehículo. Para quitarla se usa un artículo (isskrapaque tiene espátula en un extremo y un cepillo en el otro o sólo espátula.

Los limpiaparabrisas 

(vindrutetorkare)

para invierno (no los de la foto) difieren un poco de los regulares y consisten en una escobilla de goma con menos partes móviles en las que se pueda acumular nieve

.

El spolarvätska y el glykol son líquidos anticongelantes, el primero se mezcla con agua para limpiar el parabrisas y el segundo para los sistemas de refrigeración del motor.

La batería suele descargarse más rápido con las bajas temperaturas así que puede ser un buen momento para cambiarla. Los cables (startkablar) para transferir energía de un carro a otro y los cargadores son también útiles en caso de un imprevisto.

bil_under_snö

Desenterrando nuestro carro después de las nevadas de un fin de semana.

Motorvärmare

El koplevärmare es un aparato que se deja dentro del vehículo y que básicamente sirve para calentar el interior, generalmente por las mañanas antes de ir al trabajo, por ejemplo. El motorvärmare cumple la misma función pero en el motor. Para que ambos funcionen se conecta a un toma corriente y se controla su encendido y o apagado con un temporizador.

El siguiente es video corto que tomé cuando atravesamos el Círculo Polar Ártico en la reserva Saltfjellet, rumbo a Fauske en Noruega. Apenas nos percatamos ya que estábamos fascinados con el paisaje!

Este es un comercial que salió al aire en Suecia en el 2011 y que me gusta mucho por la forma hasta jocosa pero acertada las peripecias que se viven durante el invierno.

Visita a la cabaña de los cazadores (Jaktstugan) Parte II final

“Apenas” eran las 10:00 de la mañana cuando el ruido de la motosierra, la planta eléctrica y el utilitario por fin nos despertó :(. Clara señal que los otros habían empezado labores, de hecho desde hacía varias horas. Había que incorporarse a la acción cuanto antes!

Un par de horas más tarde durante la pausa para merendar nos reunimos dentro de la cabaña.

Anécdotas iban y venían. Parecían divertidas ya que todos se reían mientras yo agarraba lo que podía entender :(. No solo por mi reducido vocabulario en cuanto a cacería se refiere además de no conocer a casi nadie, por otro lado la pronunciación es algo distinta en esta parte de Suecia.

La cacería en Suecia contrario a Costa Rica es una actividad “deportiva” muy popular, estrictamente regulada y en cierta medida necesaria.

La presa principal son los alces que a falta de depredadores naturales por medio de la caza se mantiene la población en cantidades sostenibles para el medio. Aún así Suecia posee la mayor población de alces del mundo. (1)

También se puede cazar aves, las más buscadas son el Tjäder (Tetrao urogallus) y el Orre (Lyrurus/Tetrao tetrix), ambos más o menos del tamaño de una gallina de granja e incluso un poco más grandes en el caso de los machos.

Tjäder. Todos los derechos reservados por Ghana Andersson. Flikr

Orre (Tetrao tetrix) Todos los derechos reservados Andrew Sproule. Flikr

Se requiere tener una licencia, equipo idóneo, perros adiestrados para cacería y grandes cantidades de paciencia ya que hay que sentarse a esperar por horas a que algún animal pase por alguno de los senderos de tiro (skjutgata).

Alrededor de las 14:00 la tarea estaba terminada, era tiempo para un poco de ocio. Nos subimos al carro y nos fuimos para un pequeño albergue en el bosque (fikaplatsen) que sirve refugio de la nieve o la lluvia además de lugar de reunión para comer y vacilar cuando se está en la faena.

Por más que recorrimos senderos no tuvimos la suerte de toparnos con algún alce de carne y hueso 😦 pero puedo decir que aparte de lo divertido tuve la valiosa oportunidad de compartir con personas muy apasionadas con este etilo de vida, y que hay que admitirlo, no siempre son muy abiertos a los de “afuera” sin embargo fue un ejercicio de humildad. Ser humilde nos puede abrir muchas puertas especialmente cuando se trata de integrar a una sociedad ajena, creo yo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fin.

Visita a la cabaña de los cazadores (Jaktstugan) Parte I

Hay una Suecia que muchos de nosotros, los que venimos de “afuera” e incluso algunos nativos suecos de sepa, que viven en los centros urbanos del sur no conocen. Es una Suecia mucho más “orgánica” permitiéndome la expresión, esa que nos remonta a una forma de vida que se resiste a quedar en el olvido y que más bien se atesora con orgullo.

 Es primero de junio y nos dirigimos al interior y más al norte del país, a la provincia de Jämtland para pasar el fin de semana en la cabaña de un grupo de cazadores conocidos y ayudar a preparar leña para el otoño e invierno, cortar algunos árboles que han caído en los caminos entre otros preparativos para la temporada de caza.

Atrás quedó el asfalto para dar paso a estrechos caminos de grava, infinitos bosques de coníferas, extensos lagos y pintorescas casas de verano.

La Suecia rural es no menos que idílica, como en muchos otros lugares, el ruido en todas sus formas se vuelve silencio, un silencio que puede ser abrumador. Lo cierto es que cuando estamos dispuestos a escuchar entonces podemos apreciar la amplia variedad de sonidos que en realidad hay. Es una decisión personal educar no solo el oído sino todos los sentidos para apreciar esto.

Al llegar al destino la “cabaña de los cazadores” que de seguro ha visto mejores años parecía como dormida.

A su alrededor altos  abedules (Betulaceae) y pinos, a la izquierda dos pequeñas bodegas para apilar la leña, en su parte posterior la ducha al aire libre y la letrina con “vista” al lago!

Aunque hoy inicia “oficialmente” el verano y hay días con abundante luz del sol también hay días con lluvia y bajas temperaturas por lo que la casa estaba fría, muy fría y en apariencia nadie la había habitado en meses.

Primero lo primero! a encender la chimenea y a su rededor colocar los colchones para que se calentaran. Poco a poco la casa despertaba con nuestra presencia.

A las 22:00 el sol apenas iniciaba su descenso, al mismo tiempo la luna se dejaba ver al otro lado del firmamento, entre tanto nos tomábamos una cerveza y comíamos salchicha en la orilla del lago contemplando semejante espectáculo. A la distancia una pareja de cisnes parecía hacer lo mismo aunque sin cerveza ni salchicha!

Tal vez soy una persona fácilmente impresionable pero quisiera tener la habilidad suficiente para describir con justicia suficiente el cóctel de emociones de esa “noche”.

Con estas imágenes en las pupilas nos vamos a la cama, mañana conoceré a algunos de los miembros de club de cazadores.

Desde ya anuncian en las noticias que lloverá 😦

Diario de viaje por Göteborg

A finales del mes de marzo tuvimos la oportunidad de viajar a la ciudad de Gotemburgo (Göteborg en sueco), gracias en parte al “patrocinio” del trabajo de Josefine que le ha pagado los gastos para asistir a varias charlas y tal, así que aprovechamos para irnos unos días antes de su evento y darnos un merecido mini “semester” (cortas vacaciones).

Día 1.

Salimos de Sundsvall a media mañana, temperatura local (~) 4°C, brrrr!. En el pequeño avión viajeros de negocios enfundados en sus tradicionales trajes negros  volteaban su mirada a aquel par de pasajeros que rompían con la homogeneidad imperante, o sea nosotros!

Unas tres horas y unos (+) 8°C más tarde estábamos aterrizando en la que se dice ser la segunda ciudad más grande de Suecia, Gotemburgo, en el suroeste del país.

El sol brillaba sin embargo la brisa fresca no nos dejaba sentir el calorcito tan esperado. Pasarían otros 20 minutos en el shuttle y ahí estabamos en la “gran ciudad”.  Como era anticipado había más carros, mucha más gente, más y más grandes edificios, más acción pero menos naturaleza…

El autobús nos dejó cerca de la estación central de trenes, nuestra pinta inequívoca de turistas recién llegados nos delataba, ojeando mapas y hasta consultando la aplicación de GPS en el smartphone para llegar al hotel que aparentemente estaba a pasos de distancia de nuestra ubicación, debo admitir que me sentí un poco ridículo.

Sería a falta de viajar más a menudo que a veces olvidamos parte de lo que hace divertidos y emocionantes los viajes,y es precisamente arriesgarse a interactuar con la gente, aventurarse un poco a lo desconocido, a preguntar por direcciones, por ejemplo.

Día 2.

Para este día habíamos acordado dar un paseo por la ciudad con su tía.

El recorrido tendría como principal destino la parte antigua de la ciudad iniciando en la conocida Haga Nygata, una calle adornada con pequeñas tiendas, algunas artesanales de ropa, joyería, artículos para decoración entre otras chucherías.

Caminar por esta calle empedrada sería una experiencia incompleta sin hacer una parada para la tradicional fika (tomar el café) y visitar el Café Husaren, que se encuentra en una antigua casa que data de alguna década del 1800, famosa entre otras cosas, por sus enormes rollos de canela (kanelbullar) acompañados de un delicioso expresso. Para que se hagan una idea es algo parecido al hermoso Café Raventós que se ubica en el Teatro Melico Salazar.

Continuando sobre Haga Nygata doblamos en Kaponjärgatan para ascender hasta Skansen Kronan, desde donde se aprecia una panóramica de parte de la ciudad.

No podía faltar la famosa Feskekörka,  una pescadería, así como lo leen una pescadería que a parte de su antigüedad es un punto de referencia por su arquitectura que semeja una iglesia gótica del 1800.  En torno a ello se pueden escuchar algunas historias que cuentan que en realidad fue un templo funcional en algún momento y tal.

Al caer la tarde regresamos al hotel haciendo una parada en Systembolaget claro! Luego la cena, descansar un rato y prepararnos para echar un vistazo a la ciudad de noche!

Más que un recorrido teníamos muy claro que queríamos ir por un par de cervezas y escuchar algo de música en al algún bar del centro. Por recomendación del recepcionista del hotel fuimos al Dubliner, un pub irlandés con toda la parafernalia propia de estos establecimientos. Pasamos un buen rato tomando Guiness y escuchando música irlandesa en vivo. Recomendado!

Día 3.

Para mi último día de Göteborg tenía reservado ir a conocer una joya naval, el Ostindiefararen, de más de 400 años y que según entiendo fue rescatado del fondo del mar y restaurado. Camino a la casa de la tía para la cena y sin planearlo nos topamos con el Aftonstjärnan, un teatro y sala de proyecciones de más de un siglo.

En la noche nos fuimos de nuevo en busca de algún lugar para bailar música latina o algo parecido, aunque realmente las opciones en el centro se pueden contar con los dedos de una mano. De nuevo por recomendación encontramos el bar bailable Tranquilo aunque de tranquilo nada! donde la colonia latina y uno que otro atrevido sueco se encuentran para dejarse llevar por la música cadenciosa y tomar cócteles a precios exorbitantes.

Göteborg es una ciudad fácil de visitar, con un eficiente servicio de transporte público  (como en casi toda Suecia), tanto terrestre como acuático,  aunque se debe estar alerta para no cruzarse con los tranvías que circulan en el centro; con variadas opciones para hacer compras, sitios históricos y variada vida nocturna. Con un clima más benevolente y un carácter hasta cosmopolita. Sin duda regresaría de visita.

Det är dags för Fiesta!

En estos días se ha estado presentando un anuncio en TV que me ha llamado la atención por la música, el colorido  y la alegría que nos caracteriza a los que venimos de esa parte del mundo.

Se trata de una compañía de cruceros llamada Tallink Silja. Según la publicidad “Det är dags för Fiesta!” se traduciría como “Son días de Fiesta!”, en la que la gente ya no tiene que cruzar el Atlántico para vivir la experiencia de Latinoamerica y el Caribe ya que esta “misma” se puede tener acá, en el Mar Báltico.

Celebración de cumpleaños en la Costa Alta de Suecia

Hoy estimados lectores estoy de cumpleaños!

De regalo he recibido unas lindas fotos enmarcadas que tomamos en varios viajes que hicimos en Costa Rica y un almuerzo en la Costa Alta (Höga Kusten).

Un amigo sueco con el que había ido a probar escalada en el Sundsvall Klätterklub me había comentado del lugar (Höga Kusten) para ir en el verano. Después de esa conversación quedé fascinado, de ahí la idea de Josefine y sus padres de darme tal sorpresa.

Resulta que la Höga Kusten y el Archivpiélago de Kvarken (5600 islas e islotes) es un área denominada Patrimonio de la Humanidad designada por la UNESCO en el año 2000 y que ubicada en la costa sueca del Golfo de Bothnia, abarca los municipios suecos de Kramfors, Härnösand y Örnsköldsvik.

Uno de sus principales atractivos es el fenómeno conocido como isostasia, que consiste en el levantamiento de la tierra conforme el peso de los glaciares se van fundiendo. Desde la última edad de hielo la tierra se ha alzado 800 metros, por eso el paisaje inusual con altas formaciones de acantilado.

Nosotros nos detuvimos para almorzar en el conocido Höga Kusten Hotell & Restaurang. Los precios no son lo que se pueda decir económicos, los platos fuertes en promedio pasan las 200 coronas, más bebidas, y entrada si se quiere pero está bien para una ocasión especial. Las vistas desde el restaurante justifican en alguna manera los precios aunque hay que armarse de paciencia los fines de semana ya que la afluencia de comensales demora el servicio.

Ahora basta esperar al verano para conocer otros lugares en la Höga Kusten y tal vez hacer algo de escalada.